Crónica del viaje:

Lo primero que interesa dejar sentado al escribir acerca del paseo a Cura Brochero no es un hecho que haya ocurrido cronológicamente al comienzo del mismo, sino una reflexión que es fruto de lo que vivimos durante todo ese día jueves 3.10. Nos referimos al carácter de peregrinación que asumió. Sin perderse de vista el tono recreativo y de distensión fraterna que una salida grupal prevista a mitad de camino del Encuentro debía tener, hay que decir que el día transcurrido en el pueblo de Traslasierra de ningún modo rompió el ambiente de oración del EMLA, sino todo lo contrario. En las reuniones por Regiones que tuvieron lugar, a modo de conclusión evaluativa, el día domingo 6.10, un monje participante anotaba lo que se iba poniendo de relieve en voz alta. La foto de abajo registra este hecho, y, resaltado digitalmente con color, puede leerse la opinión común que suscitó el recuerdo de esa memorable jornada de cielo:

 

* * *

Ahora sí conviene anotar lo ocurrido aquel día, yendo directamente a los hechos.

Cumpliendo lo anunciado en el horario, participantes y auxiliares nos congregamos a las 8:45 en el auditorio para recibir las indicaciones pertinentes. Allí fuimos distribuidos en tres grupos, previendo la funcionalidad de nuestra recorrida en el museo, y recibimos un plano impreso de la Villa muy bien preparado por la priora de Gaudium. La salida programada para las 9:15 finalmente se concretó a las 9:30, en dos autobuses y dos automóviles.

Al llegar, nos reunimos en la iglesia parroquial del pueblo para la celebración de la Misa, que comenzó a las 11:45 y fue presidida por el obispo del lugar -diócesis de Cruz del Eje-, S.E.R. Mons. Ricardo Araya [puede descargar la homilía aquí].

Seguidamente, ingresamos al Museo Cura Brochero, donde fuimos recibidos por tres guías que nos atendieron en sendos grupos, conforme a lo dicho más arriba.

Habíamos reservado lugar en un reconocido restaurante de la Villa para almorzar a las 13:00, y a esa hora estábamos allí repartidos en seis mesas completas y una séptima que ocuparon siete hermanos y hermanas. Disfrutamos mucho de este momento fraterno. También del menú: empanada, ensalada, papas fritas, típico asado argentino -el plato principal- y helado.

Finalmente, desde las 15:30 hasta la partida, que tuvo lugar pasadas las 17:30, pequeños grupos formados de manera espontánea visitaron aleatoriamente la casa en la que falleció el Santo, el nuevo Santuario Cura Brochero y la costa del río Panaholma.

Llegamos de regreso a San Antonio de Arredondo a las 19:15, y comenzamos allí el rezo de las Vísperas a las 19:30.

 

Cantata Brocheriana:

La Cantata Brocheriana, obra del reconocido folclorista cordobés Carlos Di Fulvio y una de sus creaciones más acertadas y sentidas, pinta de cuerpo entero a San José Gabriel del Rosario Brochero, en detalles que emocionan. Menciona sus logros y desvelos en la fundación de iglesias, casa de Ejercicios, colegios; cómo abrió caminos y tendió puentes, siendo todo para todos. En fin, patentiza su virtud, su entrega y su entusiasmo de hombre de fe y acción.

Enlace al video, música y texto de la versión breve.

Enlace a la versión completa, extendida, interpretada en vivo por el autor.

 

Galería de fotos del paseo:

 


 

Escribíamos esto en previsión del viaje:

Para el jueves 3 de octubre está planeado un paseo a la localidad de Villa Cura Brochero, Córdoba, distante de San Antonio de Arredondo una hora y media en autobús por un camino de impresionante paisaje.

Tal como está indicado en el horario, nos reuniremos a las 8:45 en el Auditorio para recibir las indicaciones que deban darse sobre el paseo, y para las 9:15 está prevista la partida hacia Cura Brochero.

Allí tendremos:

  1. Misa.
  2. Visita al Museo junto a la Casa de Ejercicios fundada por San José Gabriel del Rosario Brochero, conociendo su obra evangelizadora.
  3. Almuerzo.

Regresaremos a San Antonio de Arredondo por la tarde.